NOVEDADES Y CONSEJOS

¿Cómo preparar la pared para pintarla?

⚠ En primer lugar, tenés que tener en cuenta que para cada superficie hay un producto diferente. A la hora de comprar la pintura (recomendamos todas las líneas Sinteplast), tenés que estar atento a esto. Es justamente porque cada superficie (ej: madera, ladrillo, pared,) tiene diversas características y pueden absorber mejor o no la pintura. Hoy te contaremos cómo pintar paredes de interior.


Una vez identificado esto, te recomendamos organizar la zona 👉 en un lugar dejar todos los materiales de trabajo (para no entrar en pánico cada vez que tengas que encontrar y utilizar un accesorio, o para no ensuciar todo el ambiente al llevar y traer el rodillo). 


Comenzamos quitando los accesorios que haya en la pared (cuadros, tapas de luz, decoraciones). Lo ideal es que la pared quede desnuda, para no manchar ningún elemento que luego queramos usar 🙏. Del mismo modo, para no ensuciar y hacer lío, cubrir los muebles con sábanas viejas o telas que no uses. Por último, cubrir el piso con papel misionero. Es ideal porque no traspasa al piso, en caso que caiga alguna gota de pintura y, una vez que terminás, podés tirarlo.  


Seguimos limpiando la pared con un trapo limpio y húmedo. Así quitamos el polvo y nos aseguramos una buena adherencia de la pintura 🎨🖌. Y luego cubrimos con cinta los sócalos y marcos de puertas para no pintarlos cuando trabajemos cerca de ellos.


¡Se viene la primera mano! 🙌 Si tenés que tapar un color, se recomienda primero darle una mano de blanco para que el nuevo tono impregne más fácilmente. También, si ves que en alguna zona hay humedad, tal vez sea mejor primero dar una mano con pintura impermeabilizante para generar una barrera definitiva para la humedad ascendente (en Sinteplast, encontrás varios modelos),


➡ Aplicá la primera mano con un rodillo, de abajo hacia arriba. Y para los bordes y esquina una brocha. Una vez cubierto todo el ambiente, dejá secar el color. Es importante para no barrerlo cuando apliques la segunda mano.

Si tenés paciencia, y el color elegido es blanco, aplicá una tercera mano de pintura, para que el color mejor.


Si todo marcha bien, a esta altura ya deberías tener todo el ambiente cubierto … pero un buen desorden. ¡Sí, un poquito de paciencia que ya termina y tendrás un ambiente renovado, luminoso y te encantará llegar a casa!


Te recomendamos sacar las cintas con la pintura aún húmeda, para que la misma no se descascare.  Luego, con mucho cuidado, retirar los cobertores del piso, acomodar los muebles en su lugar, y por último quitar las sábanas o telas de muebles (evita que toques la pared recien pintada).


¡Ahora, si! ¡A disfrutar del hogar!


SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Dejanos tu email para enviarte las últimas novedades y promociones de Caserta.

Ver último Newsletter

MEDIOS DE PAGO